Deja un comentario

La elección profesional: Momento de particular importancia para el desarrollo personal

Dra. Lic.Luisa Maria Guerra Rubio
Lic. Tatiana Quevedo Guerra

Facultad de Psicología. Universidad Central Marta Abreu de Las Villas
(Cuba)

 


Resumen

En el presente trabajo se presentan un conjunto de reflexiones en torno al proceso de orientación que utilizan los jóvenes para la elección profesional como momento importante del desarrollo personal. El estudio se realizó con 180 estudiantes de onceno grado; la indagación utilizó como técnica fundamental, el cuestionario orientado a explorar como se orientan los estudiantes hacia las carreras universitarias.

Los resultados encontraron que una de las vías para decidir la elección profesional es la familia, le siguen los amigos y profesores, en menor medida los medios masivos de comunicación.

Los resultados evidencian la necesidad de realizar acciones para mejorar la participación de la familia y la institución escolar como agentes claves del proceso, así como la importancia de implementar los medios masivos en espacios que pueden aumentar la participación informativa y educativa de los jóvenes en proceso de orientación profesional como momento de particular interés en el desarrollo personal.

Palabras claves: orientación profesional, elección profesional, motivación profesional, estudios de nivel superior, desarrollo personal


The process of professional election: as event of particular interest in personal development.

Summary

In the present paper, a group of reflections regarding with the professional orientation used by the students to be guided to professional election.

The study was integrated by 180 students of eleventh grade; the inquiry was carried out using as fundamental technique, the questionnaire, which was guided to explore how the students are guided to enter the careers of superior education.

The obtained results found in more that one of the orientation ways that the youths use frequently to decide the professional election is family; the friends and finally the professors, impacting in smaller proportion the mass media.

The results evidence the necessity to carry out intervention actions to improve the correct participation of the family in the professional orientation, and the function of the school institution and the professor as key social agent of the process, as well as the importance of implementing the mass media that can increase the process.

Key words: professional orientation, professional choice, orientation to enter university careers. Personal development


Introducción

Decidir por cuál carrera optar sin dudas es un momento difícil. El conflicto que genera esta situación; el miedo al fracaso, a la decepción propia y ajena, son muchas veces sentimientos habituales del joven preuniversitario que se convierten en fuente de ansiedad y estrés. La pregunta ¿Qué podré estudiar? se repite con tanta frecuencia y con tal desespero que no nos cabe duda de la necesidad de una adecuada orientación profesional. Así lo evidencian las investigaciones realizadas por González (1999), que constatan las deficiencias en el trabajo de Orientación Vocacional en la Enseñanza Media Superior, fundamentalmente por su carácter asistemático, formal, y el hecho de la utilización solamente de la vía informativa a través de conferencias. Evitar el surgimiento del conflicto es tarea a resolver por una orientación adecuada, y en este sentido deben dirigirse nuestros más grandes esfuerzos.

Otras Investigaciones sobre el tema han sido realizadas por Guerra y Paz (2003), en la Universidad Central Marta Abreu de las Villas, la cual propició implementar una estrategia de orientación `profesional basada en el protagonismo de los jóvenes universitarios como agentes socializadores fundamentales en la orientación.

En Cuba, esta temática va tomando gran importancia, motivado por el aumento sistemático de la masividad de la educación superior, ante lo cual existe un mayor número de jóvenes que tienen la posibilidad de optar cada vez por mayor cantidad de profesiones por lo que el dilema ante la decisión sobre una u otra profesión constituye un problema de gran repercusión práctica y social.

En nuestros días la orientación profesional se considera un proceso permanente que debe ofrecerle al niño, al adolescente, al joven y también al adulto, la propuesta de conocimientos preparatorios, de información sobre el medio social, laboral y educativo, así como vivencias y reflexiones sobre sus características personológicas y su afinidad o no con las exigencias de la carrera que desea estudiar, resultado de un aprendizaje que se ha producido a lo largo de años.

Para lograr una elección profesional responsable la orientación profesional y la elección profesional deben tener un mismo sentido, que debe traer como resultado la formación de un excelente profesional. De manera tal, que la elección profesional no sea la solución rápida a un problema urgente para el cual el sujeto no tuvo preparación previa. Esto lógicamente impone un reto a las instituciones educativas pues la misión es que el joven vaya preparándose para la elección de la carrera y que ello constituya un verdadero acto de autodeterminación.    

De acuerdo con Cortada (1991), en todos los individuos el problema de la elección no se da con las mismas características. En algunos la decisión es rápida y segura sin necesidad de mayor deliberación porque las condiciones en la escuela y la familia han favorecido este acto. En otros, es un proceso lento del que solo pueden salir adelante con ayuda experta. Para otros, el problema de la elección se torna una situación conflictiva que pudiera ser un indicador de un pobre desarrollo personal.

La elección profesional es una manera de expresar el desarrollo alcanzado por nuestra personalidad en el período de la adolescencia donde el individuo debe determinar cuál será el camino a seguir o qué estudiar, pues en esta etapa de su vida se imponen dos crisis, una propia del evento vital por el cual se está transitando y otra, por ser precisamente en ésta época de menos ajuste emocional, cuando debe concretarse, según nuestro sistema educacional, el destino profesional de una persona. Este hecho justifica aún más la conveniencia de integrar la orientación vocacional a la escuela y contribuir a que profesores, alumnos y padres asuman la responsabilidad que les cabe para ayudar al proceso de orientación.

La Orientación Vocacional se caracteriza como un proceso continuo de ayuda al estudiante para el desarrollo de sus potencialidades cognitivas y motivacionales que le posibiliten elegir conscientemente una profesión y comprometerse con la calidad de su formación durante el estudio de la misma; en el que participan todos los agentes educativos en las acciones de orientación (maestros, psicólogos escolares, pedagogos, padres de familia, representantes de diferentes instituciones entre otros.

la Orientación Vocacional en un proceso de prevención en el que se trabaja para el desarrollo de las potencialidades del estudiante con el objetivo de prepararlos para la realización de una elección profesional responsable; en el que el estudiante es considerado un ente activo en la Orientación en la medida que participa en la toma de decisiones profesionales sobre la base de un complejo proceso de reflexión de sus posibilidades motivacionales y de las posibilidades que le ofrece el medio en que se desarrolla para el estudio de una u otra profesión.

Compartiendo criterios con Aguirre Baztán (1996), consideramos que la orientación vocacional del estudiante, entendida como un proceso formativo y dinámico del desarrollo humano que guarda una estrecha relación con la configuración y reestructuración de los contenidos psicológicos, debe partir de la motivación intrínseca con que cuenta el estudiante y de la motivación extrínseca real que se logre construir, que no sólo estará relacionada con lo atractivo de un determinado contenido para el alumno por su novedad científica o por el ingenio que de éste deviene, también tendrá que ser motivante desde el punto de vista de su utilidad en el futuro profesional del estudiante y el desarrollo personal que este permita, de modo que al adueñarse de este saber el alumno sienta que ha alcanzado una importante meta en su formación profesional y personal.

Desde esta mirada, son muy importantes los "intereses profesionales", ya que en ellos descansa el germen que hará florecer una posterior decisión de vida. El interés no es algo que se descubra fácilmente, pues contempla otros factores y su formación es importante desde las primeras etapas del desarrollo, por lo que, será esencial que el joven perciba cuáles son sus intereses e inclinaciones para que pueda tomar la correcta elección vocacional.

El joven adolescente necesita de una serie de mecanismos que le ayuden a integrarse a la sociedad y adquirir el estatus psicosocial de la adultez. La familia, el grupo y el contexto sociocultural proporcionan esos mecanismos, tanto psíquicos como sociales, y actúan a modo de contextos espacio-temporales.

Durante la adolescencia, el joven se encuentra influido por los agentes de socialización (familia, grupo, escuela) que se encargarán de trasmitirle conocimientos y de proporcionarle una identidad individual y grupal. Tanto en la familia como en la escuela, va a realizar diversos aprendizajes, como el de la adquisición del rol social y profesional. Los grupos van a influir en el joven trasmitiéndole una serie de patrones culturales como son la valoración del poder, del prestigio, del ocio, del placer, del consumo, creándole graves contradicciones al topar con la realidad laboral, que es muy distinta y a través de la que no le será posible acceder al mundo que los agentes de enculturación valora.

  1. La adolescencia es por esencia un período de transformaciones: los cambios biológicos que experimenta el individuo y los que le depara la sociedad; toma o al menos debe tomar una de las decisiones que marcará para siempre el curso de su vida; deberá elegir el adolescente a cual profesión dedicará muchos años de su existencia. Esta es sin dudas una decisión difícil que tiene su más fiel reflejo en los conflictos que surgen en esos momentos, sobre todo si no se ha venido preparando al adolescente para esa situación. El desconocimiento de que opción tomar, el miedo al fracaso en la acción tomada acompaña desgraciadamente al individuo en el momento de la elección que tiene lugar en unos de los períodos más complejos del ser humano: la adolescencia.

En el transcurso de la adolescencia, el sujeto se prepara para cumplir determinados roles sociales propios de la vida adulta, tanto en lo referido a la esfera profesional, como en la de sus relaciones con otras personas de la familia, con la pareja y los amigos. Además el adolescente deberá regular su comportamiento de forma tal, que alcancen una competencia adecuada ante las exigencias presentes en la sociedad en que se desenvuelven. Esta etapa tiene como base los logros del desarrollo de la personalidad alcanzados con anterioridad. Aparece el pensamiento conceptual teórico y un nuevo nivel de autoconciencia, la formación de la identidad personal se intensifica. La autovaloración es más estructurada, aparecen juicios y normas morales no sistematizadas, de ideales abstractos y la elección de la profesión constituye un elemento central de la esfera motivacional.

La relación del adolescente con sus coetáneos es una relación “íntimo personal” que constituye una fuente de profundas vivencias para este y también de un conjunto de reflexiones, acerca de diferentes aspectos de la realidad, incluyendo su propia persona. La relación adolescente-adolescente está regulada por un “código de camaradería” que se basa en el respeto mutuo, la confianza total y el constante intercambio acerca de preocupaciones relativas a la vida personal.

Este código impera en las relaciones de amistad, que en este período se caracterizan por la idealización del amigo y que se constituyen de manera selectiva y sostenida en base a un vínculo afectivo de gran valor para la subjetividad del adolescente.

En esta etapa son sus cualidades personales, psicológicas y morales, las que determinan la posición del adolescente dentro del grupo. Estas cualidades son de carácter abstracto y se diferencian de aquellas que resultan importantes en la edad escolar, como era la iniciativa en el juego y la destreza física.

En cuanto al desarrollo de los intereses cognoscitivos podemos señalar que en ambas etapas aumenta la variedad de intereses, y en el tránsito de la adolescencia a la juventud, el sujeto se va tornando cada vez más selectivo e intencional, respecto a las esferas de la realidad hacia las cuales se orientan sus intereses.

Petrovsky (1978) plantea que estos intereses se satisfacen de forma autodidacta; es decir, de manera autónoma e independiente, por lo que algunos prefieren actividades específicas vinculadas al trabajo físico o intelectual, otros privilegian la comunicación con quiénes le rodean o tienen variedad de intereses, y también nos encontramos aquellos que son igualmente indiferentes a todo.

En cuanto a la actitud ante el estudio y el interés por esta actividad, de igual forma, se presenta en estas edades una diversidad que va, desde una actitud responsable en la escuela y una marcada orientación hacia el estudio, en términos de motivación intrínseca, hasta la existencia de un desinterés marcado por estas cuestiones.

Se produce una tendencia a clasificar las asignaturas en “interesantes” y “no interesantes”, de acuerdo con los intereses propios y la calidad de su enseñanza, y en “necesarias” e “innecesarias”, partiendo de los intereses profesionales.

Los adolescentes aún se sienten más atraídos por los aspectos externos de las asignaturas que por sus contenidos y mantienen hábitos típicos de la edad escolar, en cuanto a la forma pasiva de asimilar el material de estudio, aprendiéndolo de memoria, textualmente, sin lograr la comprensión del mismo en algunas ocasiones. Esta característica se encuentra condicionada, en buena medida, por el carácter tradicional de la enseñanza y puede mantenerse aún en la juventud.

A pesar de esta pluralidad de criterios relacionados con las características de la etapa, una constante subyace tras ellos; es la adolescencia una etapa de cambios, conflictos y vulnerabilidad, ante tal situación no es de extrañar el papel protagónico que debe alcanzar la orientación y en el caso que nos ocupa la orientación profesional. Se hace necesario preparar al joven para el momento de elección profesional sin que esto signifique esperar a que surja el conflicto para entones actuar, no, esta preparación debe estar encaminada a evitar el conflicto, a crear en el adolescente elementos autovalorativos y auto reflexivos que apoyados en la indispensable información profesional le hagan tomar, como bien plantea Fernando González Rey, una decisión autodeterminada que le aseguren el éxito en su profesión.

Teniendo como antecedentes estas ideas es que nos surgen diversas interrogantes orientadas a responder ¿qué vías resultan más frecuentes por el grupo en estudio para informarse sobre las diferentes profesiones? ¿Cuales son los medios masivos de comunicación que los estudiantes utilizan en su cotidianidad? ¿Se encuentran satisfechos los jóvenes con la orientación que reciben? ¿De que maneras las instituciones familia - escuela están contribuyendo a este primer momento informativo de la orientación profesional?


Desarrollo

En el proceso de orientación profesional la fase informativa adquiere especial importancia y se favorece por la empatía entre los sujetos que interactúan en dicho proceso.

Tomando como punto de partida las particularidades de los adolescentes, antes planteadas, podemos partir de la idea de que ellos buscan la respuesta a sus interrogantes ante el proceso de elección profesional de diversas maneras. Padres, amigos, profesores, vecinos y medios de difusión masiva e Internet, constituyen influencias que pueden intervenir en la elección profesional. Es de resaltar que la información es muy importante, en ocasiones una información no especializada o tergiversada sobre una carrera puede conducir a equívocos de importancia.

En ocasiones la familia intenta persuadir a los hijos con informaciones hacia carreras que poseen determinada representación social, sin realmente conocer el perfil académico de la misma, y si éstos poseen las características y motivaciones personales para su elección ; hemos podido apreciar que estudiantes de un buen desarrollo en las asignaturas de ciencias eligen carreras en que predominan otros aprendizajes y ello les ocasiona la frustración ante la carrera elegida una vez que comienzan los estudios universitarios. De acuerdo con las ideas de González (1998) para que un joven elabore objetivos efectivos futuros que le permitan autorregular su conducta, tiene que disponer de conocimientos basados en las necesidades que orientan sus objetivos efectivos mediatos, ese potencial de conocimientos le posibilitará la reflexión; el conocimiento sobre la futura profesión permitirá organizar puntos de vistas y convicciones.

La información como una de las premisas del conocimiento sobre la profesión constituye un primer eslabón para el desarrollo de la motivación profesional, tipo de motivación que puede convertirse en una tendencia orientadora de la personalidad donde el estudiante es capaz de estructurar de manera consciente sus propósitos en relación a determinada profesión. Por ello es recomendable que la información que reciban los jóvenes sobre las carreras universitarias sea lo más cercana a criterios objetivos especializados en que pueda informarse sobre la profesión y las características académicas de la misma; las características personales que favorecen su desempeño y su aplicabilidad social, como aspectos que puedan favorecer la autovaloración y la reflexión ante la elección profesional.

Con el objetivo general de describir cuáles son las fuentes de información que utilizan los estudiantes de los IPVCE de las provincias centrales de Sancti Spíritus, Villa Clara y Cienfuegos para el ingreso a la Educación Superior, se utilizó como método principal de recogida de información para el estudio: el cuestionario, como instrumento de recogida de información más conveniente desde una visión metodológica cuantitativa interesada en explicar e identificar los agentes que promueven la orientación profesional en los estudiantes.

Los alumnos fueron seleccionados mediante un muestreo aleatorio estratificado, proporcional, integrando el grupo de estudio 180 estudiantes de 11no grado de los cuales un 45% pertenecen al género femenino y el 55% al masculino.

Como resultados de la aplicación se constató a través de las respuestas que: El 70 % de los alumnos señalan encontrarse insatisfechos ante la información que poseen sobre las diferentes carreras a elegir. Este aspecto nos induce a pensar que es insuficiente la atención por parte de las diversas instituciones educativas en cuanto a la preparación para implementar acciones que contribuyan a la orientación vocacional.

Una de las preguntas del cuestionario estuvo dirigida a indagar que medios de comunicación masiva utilizan con frecuencia los estudiantes, y en las respuestas se obtuvo que el 94.4 % de los estudiantes encuestados utilizan la televisión como medio de información y entretenimiento, este dato se reitera en cada una de las provincias; en el caso de la radio el 77.77% de los estudiantes encuestados la utiliza., ello induce a la reflexión orientada a incluir en la programación de la TV y la radio de cada provincia espacios que permitan comentar sobre las diferentes profesiones, así como a la elaboración de videos educativos que destaquen la información que permita conocer más sobre las diferentes carreras universitarias.

Entre las vías de comunicación por la que los estudiantes obtienen conocimientos sobre la carrera a la cual aspiran, puede afirmarse que en mayor número son aquellas que podemos considerar como no especializadas, entre las cuales se encuentran: la familia, seleccionada la opción por un 62%, los amigos y compañeros de clases en un 24% y los maestros por un 14,% ; Resulta contradictorio el hecho que ocupe la familia el lugar de mayor representatividad, si tenemos en cuenta que en este grupo etáreo es característico que las mayores interacciones se produzcan con los iguales, en éste caso pensamos que es una particularidad que la familia cubana se encuentre muy al tanto del futuro profesional de sus hijos, y se involucra con gran protagonismo en el proceso de elección profesional, aspecto que no beneficia la autodeterminación de los estudiantes; se constata además que tienen el mayor % de influencia en la determinación profesional de los jóvenes, ello se evidenció a través de la pregunta ¿quienes inciden en tú elección profesional? El primer lugar es ocupado por la familia, la cual muestra índices de selección en un 77.77% de los encuestados, ocupando otras influencias como compañeros de clase y amigos el resto. Resulta preocupante éste dato si tenemos en cuenta que en el mayor de los casos estas fuentes no son especializadas, debido a que generalmente no poseen un conocimiento pleno de toda la gama de profesiones existentes y su criterio puede resultar muy subjetivo, sobre todo en el caso de la familia donde el vínculo afectivo juega un papel de marcada importancia en todo este proceso, y ejerce mayor influencia en las decisiones profesionales.

Constituye también un punto de análisis a tomar en cuenta, el hecho que no sean señaladas de manera representativa en las respuestas de selección a las instituciones escolares y en particular a los profesores como agentes de importancia en la orientación hacia la profesión, ello puede estar dado porque quizás los profesores se encuentren más dedicados a la preparación técnica que requieren los estudiantes para las pruebas de ingreso o no comprendan su rol educativo en el proceso, ello sugiere la necesidad de implementar la preparación de los profesores como agentes educativos para la orientación profesional; si tenemos en cuenta que la comunicación profesor-alumno tiene especial significado para promover reflexiones, conocimientos, actitudes en la interacción del proceso docente educativo, podemos comprender como su participación como agente educativo resulta insustituible como parte de su labor educativa.

Después del análisis de todas estas influencias que pudieran aportar información valiosa en el proceso de Orientación Profesional, es oportuno valorar el funcionamiento de los medios de comunicación masiva en la preparación de los estudiantes para la Educación Superior. Los resultados obtenidos muestran como medios de difusión masiva de gran alcance informacional como la televisión y la radio, apenas tienen alguna participación en la transmisión de información sobre las carreras a estudiar. No ocurre así por parte de la familia, amigos y profesores los cuales no obstante los riesgos antes señalados representan las más importantes vías de obtención de información e influencia en la determinación profesional de los estudiantes.

Ante la pregunta realizada en el cuestionario aplicado ¿Tienes decidido que carrera vas a estudiar? Los estudiantes, afirman en un 70.1% estar decididos por la carrera a elegir, por otra parte a la pregunta consecutiva que hace referencia a ¿Se encuentran satisfechos con la información que poseen sobre la carrera a seleccionar?, las respuesta en mayor cuantía es negativa, el 87% manifiesta no estar satisfechos con la información que poseen de la carrera a la cual aspiran, esto nos alerta en la necesidad de mejorar dicha situación a través de trabajos interventivos que permitan la educación de los estudiantes y de los agentes educativos que están socializando la información como premisa para la orientación.


Conclusiones

La familia constituye la primera institución educativa reconocida por el grupo de estudio como agente de mayor influencia ante el proceso de orientación profesional, ello nos orienta la necesidad de brindar mayor atención a la educación familiar con vistas a saber cómo orientar a los hijos desde edades tempranas hacia el futuro profesional y que aspectos son necesarios a tener en cuenta para decidir la elección profesional de manera más objetiva, que contemple aspectos basados en decisiones más responsables en cuanto a la indagación de las características del perfil académico y profesional de la carrera, su correspondencia con capacidades y motivaciones personales, el saber reconocer la amplitud de carreras posibles a estudiar y la importancia que poseen todas para el desarrollo social y técnico, así como las vías para encontrar información sobre las mismas.

Si bien, los medios masivos como la televisión y la radio son de uso frecuente como vía de información y entretenimiento, no son identificados como fuente para la información profesional por los jóvenes, aspecto que puede en un futuro ser tomado en consideración ya que existe una programación dirigida a espacios juveniles que pudieran satisfacer esta necesidad sentida por los sujetos de estudio, dando a conocer a través de la visión de profesionales las características de las diversas profesiones y promover como buscar la información necesaria.

Cabe destacar la necesidad de preparar con mayor competencia especializada a los profesores de los centros de enseñanza media y superior con vistas a que puedan realizar un mejor trabajo de orientación, si tenemos en cuenta que el docente es uno de los agentes educativos que interactúa en mayor tiempo con los jóvenes escolares y el trabajo que puede implementar de orientación desde el propio proyecto educativo y a través de la asignatura, en que las actividades dirigidas a la orientación profesional pueden contemplar propuestas diversas como la invitación a profesionales universitarios a actividades conjuntas, visitas a las diferentes Facultades donde se imparten las distintas carreras en la universidad, visitas a centros especializados y actividades que desde el propio currículo de la asignatura puedan convertirse en vínculos con aprendizajes más significativos en cuanto a su relación con las diversas áreas técnicas, humanísticas, sociales entre otras.

Los profesores de enseñanza media deben propiciar el desarrollo de los intereses cognoscitivos, y habilidades en aquellas asignaturas que muestren mejor desempeño los estudiantes, y evidencien su relación con las diferentes profesiones, al mismo tiempo que potencien desde el trabajo educativo que realizan en sus asignaturas, el desarrollo de la autovaloración del estudiante con vistas a que pueda realizar una elección profesional más responsable.

La función del profesor en la orientación vocacional es muy necesaria ya que en este caso puede incluir su observación en el proceso, y además valorar si las expectativas del joven son adecuadas con las potencialidades reales para el estudio de determinada carrera , también puede contribuir de manera notoria a que los estudiantes se relacionen con el abanico de posibilidades de las profesiones y oficios y su plan de estudios, las fuentes de trabajo, o lugares donde se ejerce esa profesión, así como a la construcción del conocimiento relacionado con la importancia social de las mismas.. Esta función o desempeño representa un acercamiento a las necesidades educativas de los estudiantes en la etapa del desarrollo en que se encuentran y puede integrarse a su quehacer educativo, siempre que se capacite para ello, buscando la ayuda profesional o asesoria especializada para fortalecerse en el tema, así como la capacitación a través de las modalidades del posgrado que contribuyan a su enriquecimiento como docente.


Bibliografía

Aguilar Trujillo, J. Collado Gómez, J M. Armenteros Días, M. (1984). ´´ La motivación de los nuevos contenidos ´´. Revista Cubana de Educación Superior. Editora Universidad de la Habana. Vol.4, N° 1.

Aguirre Baztán, A. (1996). Psicología de la adolescencia. Barcelona: Alfaomega Grupo Editor.

Alvarado, María E. Mortera, Rebeca S. (1993). Algunos enfoques metodológicos de la investigación educativa. México DF: Editorial de la Ciudad Universitaria. Universidad Nacional Autónoma de México.

Álvarez Zayas, Carlos M. (1996). Hacia una escuela de excelencia. Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación.

Álvarez Zayas, Carlos M. (1997). La Motivación: una orientación para su estudio. Metodología de la investigación científica. Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación.

Arnoid, R. (1993). Aspectos teóricos y prácticos de la enseñanza y orientación para la acción en la educación profesional. Tübigen. Alemania. Revista Educación. Instituto de colaboración científica. Vol. 47.

Benítez Cárdenas, F. (1997). La Calidad en la Educación Superior Cubana. Ciudad de La Habana. Revista Cubana de Educación Superior. CEPES. Universidad de la Habana. Vol. XXII, N° 1..

Bisquera, R. (1992). Orientación psicopedagógica para la preparación y el desarrollo. Barcelona: Editorial BOIXAREV Universitaria.

Canfux Sanler, V. Rodríguez Pérez, M. (2000). Algunas reflexiones sobre la formación psicológica del profesor universitario. Ciudad de La Habana. Revista Cubana de Educación Superior. Editora Universidad de la Habana. Vol. XX N° 2.

Canfux Sanler, V. Rojas Rodríguez, A. (1993). Una metodología para el estudio de las condiciones que influyen en la dedicación al estudio de los estudiantes. Ciudad de La Habana. Revista Cubana de Educación Superior. Editora Universidad de la Habana. Vol. 13 N° 1.

Cortada, N. (1991). El profesor y la orientación vocacional. México: Editorial Trillas.

Colectivo de autores. (1996). Motivación. Esa es la cuestión. Barcelona. España. Cuadernos de Pedagogía. Febrero. Editorial Fontalba. N° 244.

Collazo D. B (1992) La orientación en la actividad pedagógica. Combinado Poligráfico “Evelio Rodríguez y Curbelo”. Editorial Pueblo y educación. Pp.-11.

Colectivo de Autores. (2001) Psicología del Desarrollo. Selección de Lecturas. “El problema de la edad” L.S. Vigotsky.

Gallager, J. (1994). Teaching and Learning: New models. Annual Review of Psychology.

García del Portal, Jesús M. Almuiñas Rivero, José L. (1992). Educación Superior, Sociedad, Desarrollo y Planeamiento. Ciudad de La Habana. Revista Cubana de Educación Superior. Editora Universidad de la Habana. Vol. 12 N° 3.

González Maura, V. (1999). El interés profesional como formación motivacional de la personalidad. Ciudad de La Habana. Revista Cubana de Educación Superior. González Maura, V. (2000). Educación de valores y desarrollo profesional en el estudiante universitario. Ciudad de La Habana. Revista Cubana de Educación Superior. CEPES. Universidad de la Habana. Vol. XIX, N° 3.

González Rey, F. (1983). Motivación moral en adolescentes y jóvenes. Ciudad de la Habana: Editorial Científico-Técnica.

González Rey, F. (1987) Motivación profesional en adolescentes y jóvenes. Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y Educación.

Hernández Sampier, R. (2003). Metodología de la Investigación. La Habana: Editorial Félix Varela.

Ibarra Martín, F. (1990). Metodología de la Investigación social. Ciudad de La Habana: Editorial Pueblo y Educación.

Ibarra, L y Domínguez, L. (1998) La orientación profesional: una experiencia participativa [en línea].Accesible a www.monografía.comMestre Gómez, U. Fuentes González, H. Pérez Martínez, L. (1995). La formación profesional en la dinámica del proceso docente-educativo de la Educación Superior. Ciudad de La Habana. Revista Cubana de Educación Superior. Editora Universidad de la Habana Vol. 15 N° 2.

Petrovsky, A. V (1978) Psicología Pedagógica y de las Edades. Ciudad de la Habana: Editorial Pueblo y Educación.

Portnoj, J. Pérez, O. (1980). Estudio acerca de las intenciones profesionales en estudiantes de licenciaturas en Física, Química, y Matemática. Ciudad de La Habana. Trabajo de Diploma. Facultad de Psicología. Universidad de La Habana.

Ramírez Sariol, R. (1986). Algunas experiencias en el trabajo de formación vocacional y orientación profesional en el instituto pedagógico de Holguín. Ciudad de La Habana. Revista Cubana de Educación Superior. Editora Universidad de la Habana Vol. VI, N° 1.

Torres Hernández, M. Álvarez Zayas, Carlos M. (1993). El perfeccionamiento de la educación cubana. Sus tendencias actuales. Ciudad de La Habana. Revista Cubana de Educación Superior. Editora Universidad de la Habana. Vol. 13 N°2.

 


blog comments powered by Disqus

Por favor firme nuestro libro de visitas

ISSN: 1870 - 350X

Psicología para América Latina está incorporada como revista en La BVS-ULAPSI (Biblioteca Virtual de la Unión de Entidades de Psicología), el portal de Revistas de Psicología-PEPSIC. La BVS cuenta con la participación de BIREME (Centro Latinoamericano y del Caribe de Información en Ciencias de la Salud) con participación de la OPS - (Organización Panamericana de la Salud) quien ofrece su metodología y Scientific Electronic Library On line (SciELO), como modelo de publicación electrónica de revistas.

Proyecto patrocinado por AMAPSI (Asociación Mexicana de Alternativas en Psicología)

Diseño y actualización: emotional.com.mx